septiembre 11 2020 0Comentario

Guía completa de puertas frigoríficas: todo lo que tienes que saber

En Kavidoors te traemos la guía definitiva de puertas frigoríficas. En ella encontrarás una recopilación de todo lo que tienes que saber sobre ellas: modelos, Marcado CE, responsabilidades frente a un accidente y otros aspectos importantes a tener en cuenta para diseñar tu almacén frigorífico de manera correcta con la elección adecuada de las puertas.

 

¿Qué modelos de puertas frigoríficas existen en el mercado y cuáles son sus ventajas?

Dependiendo de las necesidades de cada cliente y los requisitos de la sala donde vaya ubicada la puerta deberás optar por un modelo en particular para cada ocasión. Es muy importante saber qué puerta es la adecuada para poder garantizar con total seguridad que no se rompa la cadena de frío y tener un control exhaustivo de la temperatura, pues en caso de producirse un fallo en la cadena de frío puede provocar enfermedades como la listeriosis, entre otros problemas.

 

En Kavidoors tenemos hasta 7 modelos de puertas frigoríficas:

  1. Puerta corredera frigorífica

Las puertas correderas frigoríficas tienen posibilidad para adaptarse a una cámara frigorífica de conservación (+0 °C), congelación (-20 °C) y túneles de congelación (-40 °C). Si necesitas cubrir un espacio amplio o con pasos aéreos, este modelo es el idóneo para ti.

Posee una resistencia a la corrosión y a los productos químicos, por lo que no se producen hongos ni bacterias en el interior del almacén frigorífico. Apta para laboratorios, restaurantes o industria alimenticia, entre otros sectores.

Cuenta con el sistema de seguridad anticaida-antivuelco patentado por Kavidoors que evita que la puerta se desplome si recibe un golpe.

La opción de cortafuegos resiste las llamas durante una hora a dos caras y durante dos horas a una cara. Se caracteriza por su elevado nivel de estanqueidad gracias a la espuma aislante Quad-Core, la cual protege un 20% más que el resto y a la junta intumescente que sella por completo la habitación al expandir su espesor hasta 20 veces en caso de producirse un incendio.

 

 

  1. Puerta guillotina frigorífica

La puerta guillotina frigorífica está especialmente diseñada para ser instalada en cámaras donde el espacio lateral es insuficiente pero sí se cuenta con altura libre. Apta para almacenes frigoríficos con temperaturas que oscilan entre 0 y -40 °C. Sistema de seguridad anticaída-antipánico con doble guiado.

 

  1. Puerta pivotante frigorífica

La puerta pivotante frigorífica se utiliza en cámaras frigoríficas con temperaturas de entre 0 y -40 °C.  Idóneas para lugares donde se requiera un exhaustivo control de la temperatura pese a contar con un tráfico masivo de personas y/o mercancías. Se suministra preinstalada, por lo que su instalación es sencilla y rápida.

El modelo de Kavidoors, tanto el comercial como el industrial, se diferencia del de la competencia en varios aspectos, haciendo  especial mención en los siguientes:

– La puerta puede abrirse girando la maneta, tirando o empujando. Además, gracias a los materiales con la que está fabricada la maneta, ni se corroe ni salta el pigmento.

El burlete puede sustituirse sin necesidad de cambiar la hoja, ya que en vez de ser de caucho cuenta con un labio doble de coextrusión con fijación a presión tipo flecha, lo que permite su reposición y garantiza la hermeticidad de la puerta.

La bisagra permite que la puerta pueda abrirse a un ángulo máximo de 180° y se retenga a los 120°, lo que facilita el trabajo del operario al no cerrarse la puerta en plena carga y descarga de mercancía, evitando a su vez que la mercancía golpee constantemente la hoja de la misma.

  1. Puerta rápida frigorífica

La puerta rápida frigorífica, también conocida como puerta rápida frigorífica de lona simple, tolera temperaturas de hasta -25 °C. Gracias al doble sistema calefactor de las guías, motor y lona limita las condensaciones y la formación de hielo en cámaras de congelación. Uso para cámaras con temperaturas entre 0 y -20 °C. El dintel se adapta a la lona, evitando el paso de aire y la pérdida de temperatura. Función autorreparable que permite que la lona vuelva a su estado original tras salirse al recibir un golpe.

 

  1. Puerta rápida frigorífica de doble lona

La puerta rápida frigorífica de doble lona con calefacción ayuda a eliminar el hielo no solo en la cámara de congelación sino también en la propia puerta. Esto es posible gracias al sistema de recirculación del aire por un circuito cerrado, a través del cual se distribuye el aire caliente introducido por un tubo situado en la parte inferior de la puerta. Dicho sistema garantiza que el aire que se intercambia entre la antecámara durante las aperturas tenga un nivel bajo de humedad, lo que favorece a que no haya condensaciones ni hielo. El riesgo de accidentes es mínimo gracias a los diferentes sistemas de seguridad con los que cuenta. Función autorreparable.

 

  1. Atmósfera controlada

La puerta corredera para atmósfera controlada está especialmente diseñada para la conservación y maduración de frutas y verduras y su almacenamiento con niveles muy bajos de oxígeno ULO. Entre sus ventajas cabe resaltar su alta capacidad hermética, gracias a la cual es posible un control riguroso de los gases y que no se produzcan fugas. Cuenta con sistema de seguridad anticaída-antivuelco patentado por Kavidoors para evitar que la puerta venza si recibe un golpe.

 

  1. Cortina de aire

La cortina de aire frigorífica es la mejor vía para conservar la temperatura apta en el interior del almacén. Y es que, crea una barrera invisible que no deja que el aire frío del interior salga y que el aire caliente de fuera entre, manteniendo así las condiciones climáticas óptimas a la vez que permite el paso de personal y maquinaria.

Entre sus ventajas cabe resaltar la mejora de la higiene al disminuir la entrada de polvo del exterior y el aumento de la seguridad de los trabajadores al eliminar eficazmente la niebla, nieve y hielo que pueda producirse en el interior de la cámara.

 

¿Vale la misma puerta para una cámara de conservación que para una cámara de congelación?

En Kavidoors la mayoría de nuestros modelos están disponibles tanto para cámaras frigoríficas como para almacenes de congelación. Sin embargo no se puede utilizar la misma puerta para ambas salas, dado que el espesor de la hoja varía. En el caso de las cámaras de refrigeración la temperatura ha de ser positiva, es decir, por encima de los 0 °C, por lo que las puertas frigoríficas necesitan un espesor que oscile entre 60 y 80 mm. Por el contrario, una cámara de congelación debe estar a -20 °C como máximo y las puertas aumentarán su grosor a 80, 100 o 120 mm, siendo las dos últimas las más usuales.

 

La temperatura exterior es de vital importancia

Hay personas que a la hora de diseñar una cámara frigorífica solo tienen en cuenta la temperatura en el interior de la misma. Sin embargo, de nada sirve tener bien acondicionado un almacén si el exterior no está climatizado o no se han tenido en cuenta las temperaturas externas en el diseño. En ocasiones existe un gran salto térmico entre los -20 °C del interior y los 40 ° de temperatura ambiente. Para que sea efectiva la puerta frigorífica que se instale, tendremos que tener en cuenta el gradiente de temperatura, para así escoger el espesor del panel adecuado.

En la tabla que te mostramos a continuación puedes comprobar cuál es el espesor que debería tener la hoja de tu puerta acorde a las temperaturas tanto interiores como exteriores. Las pestañas en color amarillo serían las pérdidas admisibles y en azul las pérdidas óptimas. El aislamiento del 100% no existe, pero al menos, deberíamos intentar alcanzar los niveles que están en azul para que las pérdidas que se produzcan sean prácticamente inexistentes.

Escoger el recubrimiento adecuado alargará la vida útil de la puerta

A la hora de elegir qué puerta frigorífica instalar en nuestro almacén es importante saber dónde irá ubicada y cómo se va a proceder a limpiarla, ya que el recubrimiento de la misma cambiará dependiendo del ambiente que tenga que soportar o si se van a utilizar productos químicos.

En el caso de que la cámara esté situada frente al mar, el revestimiento de la puerta deberá soportar altos niveles de salitre y humedad para evitar que se oxide o deslamine. También es importante tener en cuenta la limpieza de la sala donde va a estar instalada la puerta. Por ejemplo, si se trata de un matadero, para eliminar la sangre se van a usar productos químicos, para los cuales la puerta deberá estar preparada. Para ambos casos, el mejor recubrimiento es el PET si la puerta está instalada en interior o el HDX 55 para exterior, tal y como hacemos en Kavidoors.

A continuación te mostramos en forma de tabla el comportamiento de los materiales utilizados en el revestimiento exterior de la puerta frigorífica en función de los diferentes ambientes.

Sistema de apertura: ¿manual o automática?

La elección de instalar una puerta corredera frigorífica manual o automática, dependerá del tráfico peatonal y vehicular que se produzca en al almacén, del tamaño de la misma y de la operatividad que se busque.

Si la cámara no cuenta con excesivo tránsito y la puerta es pequeña la elección de una manual es adecuada. Sin embargo, si el tráfico es elevado te recomendamos la automática por dos razones. Por un lado para alargar la vida útil de la misma, dado que si se está abriendo y cerrando constantemente en el caso de realizarse manualmente al final las palancas sufren y acaban desgastándose. Por otra parte, se trata de una cuestión de eficacia. El operario, en el caso de que la puerta esté automatizada cuando esté llegando al almacén simplemente tendrá que accionar la puerta a través de un mando a distancia o será detectado por un radar, entrará y podrá ponerse a trabajar sin ver interrumpida la faena. Sin embargo, si es manual deberá bajar de la fenwich, abrir la puerta, subir de nuevo al vehículo, entrar, volver a bajar, cerrar y ya seguir con su trabajo. Las prisas en ocasiones causan olvidos a la hora de cerrar la puerta, por lo que se producirían grandes pérdidas en caso de que pasara.

Un aspecto importante también es el tamaño de la puerta. A mayor medida, más pesa la hoja de la misma, por lo que se recomienda automatizarla para facilitar así las labores a los operarios.

 

Marcado CE

El Marcado CE se trata de un documento que garantiza el cumplimiento por parte del producto de unos requisitos de seguridad mínimos exigidos por directivas y normas europeas. Es obligatorio tanto para puertas nuevas como para las ya instaladas, las cuales deberán adaptarse para cumplir con lo establecido. El Marcado CE es un requisito indispensable para poder comercializar el producto a nivel estatal y europeo. El fabricante es el responsable de que la puerta cuente con el Marcado CE y el propietario de asegurarse de que el producto que ha comprado efectivamente lo cumple. Desde 1995 la puerta motorizada ha de llevarlo conforme a la normativa de máquinas y desde 2008 también las manuales.

 

Responsabilidad en el caso de accidente laboral

El mantenimiento periódico de una puerta es obligatorio por parte del propietario de la misma. En caso de que ocurra un accidente, si no se ha llevado a cabo un mantenimiento por parte de una empresa especializada, la responsabilidad recaerá en el propietario, dado que está obligado a realizarlo. Además, tendrá que llevar a cabo las obras necesarias para garantizar la seguridad de los trabajadores, sustituyendo aquellas piezas que se hayan deteriorado, entre otras acciones.

 

Si necesitas instalar puertas frigoríficas pídenos presupuesto y nuestros expertos te asesorarán para que escojas la mejor opción acorde a tus necesidades. Mientras tanto, descárgate a continuación la guía completa de puertas frigoríficas con todo lo que tienes que saber sobre ellas.

Guía completa de puertas frigoríficas


    admin

    Somos fabricantes de puertas de aislamiento respaldados por una gran trayectoria profesional y la fortaleza de un grupo industrial especializado en aislamiento térmico cuyos orígenes se remontan a los años 70.

    Escribe un comentario