junio 14 2021 0Comentario

Hielo en cámaras frigoríficas, porqué se forma y cómo solucionarlo

La presencia de condensación y hielo en cámaras frigoríficas es un problema habitual en el sector del frío que trae consigo temidas consecuencias. Pese a que su formación es casi inevitable, se puede reducir controlando y ajustando las condiciones presentes en el aire; instalando las correctas puertas frigoríficas y haciendo un uso responsable de la cámara.

El principal problema de condensación dentro de una cámara frigorífica es la entrada de aire o el mal cálculo de la instalación del equipo frigorífico en sí. Es decir, el cálculo de la máquina productora de frío y del evaporador interior, el cual disipa el frío que produce el compresor. Si el grupo frigorífico no está bien calculado puede provocar diferencias térmicas importantes y generar hielo dentro del evaporador. También se puede formar hielo en el propio producto o en las juntas de las puertas frigoríficas, alrededor de estas.

Si los cierres de la cámara a través de las puertas frigoríficas no son correctos, tenemos una entrada indeseada de aire del exterior que viene cargado de humedad y de temperatura. La humedad favorece a la proliferación de hongos y bacterias, por lo que deberemos en todo momento evitar que haya en exceso en el interior de la cámara frigorífica. Esto produce un punto de rocío en la parte fría de la cámara y toda el agua que transporta el aire que entra se va a depositar en ese punto más frío, como puede ser el interior del evaporador, dando como consecuencia un bloqueo del mismo y un mal funcionamiento del equipo frigorífico. Así, el cierre de las puertas debe tener una estanqueidad excepcional, al igual que el aislamiento térmico de la cámara en sí. Si este es deficiente o los paneles no están bien sellados y rejuntados, se puede producir hielo en todas esas juntas.

En definitiva, para evitar la formación de hielo, la puerta frigorífica debe tener el espesor adecuado para la temperatura de conservación o congelación dentro de la cámara y una estanqueidad absoluta.  Y es que, el principal punto de producción de hielo es alrededor de la puerta, la cual si es de congelación debe tener además un cordón de resistencia eléctrica para que el marco esté siempre caliente y cuando vayas a abrir la puerta no se te quede pegada.

Si tienes que tener un tiempo prolongado la puerta abierta, las puertas rápidas de lona son muy importantes para evitar que el aire frío del interior no se salga fuera y para que el aire caliente del exterior no entre. A parte de las puertas rápidas para evitar ese contraste, también es conveniente instalar una cortina de aire encima de la puerta para sortear en la medida de lo posible que se produzca esa entrada y salida de aire. De este modo evitaremos esa producción de hielo indeseada que se va a quedar depositada en el producto y lo va a mermar y perjudicar. Una óptima conservación de alimentos en cámaras frigoríficas es crucial para garantizar la salud de las personas.

Por último, también es importante deshumidificar la antecámara para secar el aire de esa zona y evitar así que se produzca el efecto humedad-hielo, sobre todo en lugares geográficos con altos niveles de humedad relativa.

Problemas en una cámara frigorífica con presencia de hielo y condensación

  • El hielo o la condensación acumulada puede dañar el embalaje de los productos.
  • Suelo resbaladizo que disminuye la seguridad de los trabajadores al poder causar un accidente.
  • Puede dificultar la apertura y cierre de las puertas frigoríficas, generando corrientes de aire cargado de humedad.
  • Ambiente de trabajo de menor calidad.
  • Pérdida de tiempo al tener que eliminar el hielo formado.
  • Gastos energéticos elevados al funcionar de manera ineficiente los evaporadores al estar congelados.

Soluciones de Kavidoors para evitar la formación de condensación y hielo en cámaras frigoríficas

En Kavidoors, para dar solución a esta problemática, tenemos a tu disposición algunos productos que fabricamos:

  • Puerta rápida de doble lona con un sistema de recirculación de aire seco.  Se consigue que el nivel de humedad del aire que se intercambia entre la antecámara durante las aperturas sea mínimo. De esta forma se evita que se produzca hielo en el interior de la cámara o un alto número de ciclos de desescarche.
  • Cortina de aire. Crea una barrera invisible de aire en el interior y exterior de la cámara manteniendo las condiciones térmicas en la misma, permitiendo a su vez el paso de personal y maquinaria. Además de evitar la pérdida de temperatura, reduce la formación de hielo y niebla en el almacén, aportando una mayor seguridad para los trabajadores. Se utilizan especialmente en salas donde la temperatura oscila entre los -15 y los 40 °C y la humedad es de hasta el 80% con una temperatura superior a 25 °C.
  • Puerta rápida con cortina de aire integrada.  En los casos donde el gradiente de temperatura sea elevado, se recomienda la instalación de una puerta rápida con cortina integrada. Está fabricada con lona aislada espumada de 7 mm y dos cortinas de aire superpuestas en los laterales. Cuando la puerta se activa, las cortinas se ponen en marcha automáticamente. Al estar situadas en la parte inferior y superior, encaradas entre sí, se cubre todo el espacio de la puerta, evitando que se produzca una pérdida del aire frío del interior de la cámara.

 

Si tienes problemas de condensación y/o hielo en tus cámaras frigoríficas, pídenos presupuesto sin compromiso a través del formulario de contacto y buscaremos la mejor solución.

admin

Somos fabricantes de puertas de aislamiento respaldados por una gran trayectoria profesional y la fortaleza de un grupo industrial especializado en aislamiento térmico cuyos orígenes se remontan a los años 70.

Escribe un comentario